Trabajos de mantenimiento, conservación y reparación de construcciones. Soluciones y medidas preventivas adoptar ( I )

Publicado: 01/06/2015 en Artículo
Etiquetas:, , ,

Los trabajos de mantenimiento, conservación y reparación de todo tipo de construcciones, desde edificaciones, obras industriales, edificios públicos, construcciones civiles, etc., han generado tradicionalmente y aún lo siguen haciendo infinidad de accidentes graves, muy graves y mortales, producidos sobre todo por la caída desde altura. Estos accidentes se han debido principalmente a dos motivos: el primero no haber adoptado en la fase de construcción de estas construcciones una serie de medidas preventivas para eliminar en los trabajos futuros el citado riesgo de caída de altura. Y en segundo lugar, una vez que existía el riesgo de caída de altura, no habiendo adoptado las medidas preventivas necesarias los titulares de los centros de trabajo y los empresarios de los trabajadores accidentados. Respecto a esto último, decir que muchos de estos accidentes también se han producido a autónomos; accidentes a los que hay que tratar con la misma consideración.

Por todo lo anterior, a continuación se incluye un extenso artículo sobre los trabajos de mantenimiento, conservación y reparación de construcciones. Se contemplan diferentes tipos de construcciones, intentando abarcar las más habituales, como los edificios, obras industriales y obras civiles.

El objetivo es transmitir al lector la importancia de proteger bien las construcciones para evitar o minimizar los principales riesgos durante los mencionados trabajos futuros, priorizando sobre el riesgo de caída de altura. Para ello, clasificaremos y dividiremos este artículo en las siguientes partes, ordenadas por orden de importancia:

  • Aspectos iniciales a tener en cuenta.
  • Soluciones en fase de proyecto.
  • Soluciones mediante la instalación de protección colectiva.
  • Soluciones mediante la instalación y utilización de sistemas de protección individual (parte 1 y parte 2).

Dada la extensión de cada una de las partes, vamos a desarrollar un post para cada uno de estos puntos, excepto en el caso de los sistemas de protección individual, que dada la variedad existente lo dividiremos en dos post. Por consiguiente, este artículo se divide en estas cuatro partes que serán publicadas en cinco post. Este es el primero. Los cuatro siguientes los iremos publicando en fechas posteriores.

Nota: Como es habitual, agradecer a las personas que de una manera u otra han colaborado en la redacción de este artículo. Son Luis Manuel Rodríguez Gonzalo, José Antonio García Haro, Elena Carrión Jackson y David Pedrosa González.

Aspectos iniciales a tener en cuenta.

En primer lugar, respecto de una obra de construcción, debemos recordar lo que indica el R.D. 1627/97 sobre obras de construcción en su artículo 8:

Art 8. Principios generales aplicables al proyecto de obra.

1. De conformidad con la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, los principios generales de prevención en materia de seguridad y de salud previstos en su artículo 15 deberán ser tomados en consideración por el proyectista en las fases de concepción, estudio y elaboración del proyecto de obra y en particular:

  • Al tomar las decisiones constructivas, técnicas y de organización con el fin de planificar los distintos trabajos o fases de trabajo que se desarrollarán simultánea o sucesivamente.
  • Al estimar la duración requerida para la ejecución de estos distintos trabajos o fases del trabajo.

2. Asimismo, se tendrán en cuenta, cada vez que sea necesario, cualquier estudio de seguridad y salud o estudio básico, así como las previsiones e informaciones útiles a que se refieren el apartado 6 del artículo 5 y el apartado 3 del artículo 6, durante las fases de concepción, estudio y elaboración del proyecto de obra.

3. El coordinador en materia de seguridad y de salud durante la elaboración del proyecto de obra coordinará la aplicación de lo dispuesto en los apartados anteriores.

En el punto de este artículo se hace referencia al apartado 6 del artículo 5, el cual indica:

En todo caso, en el estudio de seguridad y salud se contemplarán también las previsiones y las informaciones útiles para efectuar en su día, en las debidas condiciones de seguridad y salud, los previsibles trabajos posteriores.

Nota: Vamos a definir “trabajos posteriores” los de reparación, conservación y mantenimiento de la totalidad de la obra en sí misma y de sus instalaciones una vez entregada (sustitución de material de cubrición, biondas, luminarias, equipos, limpieza de canalones, bajantes, muros cortina, lucernarios, cunetas, mantenimiento de instalaciones, desbroces, etc.).

Una vez analizado el articulado anterior, debemos sacar una conclusión inicial: cuando una construcción se va a realizar, previamente el proyectista, junto con el autor del estudio o estudio básico de seguridad y salud, no solamente debe proyectar de manera segura, y evitar o minimizar los riesgos durante la ejecución de una construcción, sino que debe también tener en cuenta la seguridad y salud para los “previsibles trabajos posteriores”, es decir, debe tener en cuenta la seguridad para el acceso a los diferentes lugares de la construcción, así como el trabajo en estos lugares.

Para conseguir lo anterior, deberá prever y aportar la información necesaria para toda construcción, en la que pueda ser relevante los previsibles trabajos posteriores (instrucciones de uso y mantenimiento de los equipos e instalaciones, cargas máximas sobre los elementos constructivos, posicionado de conducciones, etc.), aportando los elementos de seguridad y salud necesarios (pasarelas, barandillas, otros medios auxiliares, puntos de anclaje, etc.), que tiendan a reducir a límites aceptables el riesgo de que los usuarios sufran daños inmediatos durante el uso previsto de construcción.

Se producen infinidad de situaciones en las que los operarios deben acceder a realizar los mencionados trabajos. En obras de edificación, hay que acceder al mantenimiento de aparatos de aire acondicionado, placas solares, limpieza de cubiertas, conductos, antenas de telecomunicaciones, etc. En obras industriales, es habitual el acceso a cubiertas para la limpieza de canaletas, mantenimiento de placas solares, conductos, etc.

Todos estos trabajos ocasionan diversos riesgos. El más importante el de caída de altura, que se produce en dos momentos principalmente: durante el acceso a estas zonas, y en la propia zona de trabajo, donde es bastante habitual este riesgo; en primer lugar porque no se ha tenido en cuenta una solución “constructiva” adecuada en fase de proyecto, y en segundo lugar, porque una vez no contemplada en fase de proyecto, con posterioridad tampoco se ha previsto una protección colectiva. Y, en último término, ni siquiera se ha instalado una protección individual como sistema anticaídas.

Lo anterior da lugar a que nos encontremos infinidad de situaciones donde se produce el mencionado riesgo de caída de altura, riesgo que volvemos a incidir debería haberse evitado en fase de proyecto, teniendo en cuenta los principios de la acción preventiva.

Ejemplos de estas situaciones de riesgo podríamos incluir decenas. A continuación se muestran unos cuantos:

Diapositiva1          Edificios emblemáticos por todos conocidos que presentan importantes dificultades para su mantenimiento

Diapositiva2

Diapositiva3

Edificios y construcciones donde hay que subir a realizar mantenimientos existiendo riesgo de caída desde altura en el perímetro.

Diapositiva4

En estas fotografías se observan puntos de anclaje “no normalizados” para la limpieza de cristales, por desgracia más habitual de lo que parece.

Diapositiva5

Obras industriales con el perímetro y los huecos interiores (placas translúcidas) sin ningún tipo de protección frente al riesgo de caída de altura

Diapositiva6

Diapositiva7

Obras industriales con ausencia de protección frente al riesgo de caída de altura en huecos interiores y en el perímetro

POWERPOINT CON FOTOS MAL

Torres eléctricas y torres de telefonía con acceso deficiente, sin ningún tipo de previsión de acceso seguro. En el caso de la torre de telefonía, está ubicada junto a un patio interior donde existe el riesgo de caída hacia él de 20 metros

Diapositiva9

Obras industriales donde no se ha previsto un acceso seguro a la cubierta, en la cual además no existe protección perimetral

Diapositiva10

Edificios históricos en los que hay que realizar mantenimientos, con extremada dificultad de acceso

Diapositiva11

Edificios donde hay que realizar trabajos de mantenimiento sin ningún tipo de previsión

Diapositiva13

Edificio de difícil ejecución y aún más difícil mantenimiento.

Hay un asunto que no hay que pasar por alto. El R.D. 171/04 sobre coordinación de actividades empresariales, en su capítulo III “Concurrencia de trabajadores de varias empresas en un centro de trabajo del que un empresario es titular”, obliga a este empresario titular a informar a las empresas concurrentes sobre los riesgos del centro de trabajo que puedan afectar a las actividades que vayan a desarrollar; es decir, el empresario titular debe informar a las empresas que acceden a su centro de trabajo sobre el dónde, el cómo y el cuándo pueden realizar los trabajos, de manera que estas empresas recojan esta información y la incorporen en su evaluación de riesgos.

Recordemos que el empresario titular del centro de trabajo es “la persona que tiene la capacidad de poner a disposición y gestionar el centro de trabajo”. En obras privadas estará bastante claro quién es el empresario titular, el dueño de las construcciones. Pero recordemos que en obras públicas será la propia administración (Estatal, autonómica o municipal) quien tendrá esa obligación.

En definitiva, el empresario titular deberá aportar la información necesaria para que las empresas concurrentes no lleguen a situaciones de riesgo como las contempladas anteriormente o como la que se muestra a continuación.

Diapositiva14

Obviamente en estas situaciones el empresario de esos trabajadores tiene la responsabilidad de garantizar que realizan estos trabajos seguros, de acuerdo con el artículo 14 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales. Pero recordamos que también el empresario titular del centro de trabajo podrá tener una responsabilidad por no haberse aportado la información e incluso garantizado un entorno de trabajo seguro. Habrá que analizar cada caso particular si se produjese un accidente de trabajo.

No es objeto de este post entrar en complejidades técnicas, que darían para un arduo debate. Se ha intentado que sea lo más práctico y visual posible, con abundantes ejemplos. Además, a diferencia de otros trabajos en los que es habitual mostrar ejemplos de incumplimientos y cosas mal hechas, se va a intentar sobre todo exponer ejemplos de buenas prácticas preventivas, que ya comienzan a verse cada vez más.

Pero sí que es necesario matizar una cuestión: respecto del proyectista y del autor del estudio o estudio básico de seguridad y salud (en adelante ESS), nos podemos encontrar dos situaciones diferenciadas:

 

El proyectista es también autor del ESS. En este caso el proyectista tendrá que:

  • Establecer unos criterios generales
  • Identificar los peligros que se van a general en los trabajos posteriores
  • Establecer las medidas de prevención, así como los requisitos técnicos que deben cumplir y su valoración económica correspondiente
  • En el ESS (realizado el propio proyectista) recogerá las medidas previstas en el proyecto y las complementará con las informaciones útiles.

 

El proyectista NO es el autor del ESS. En este caso el:

  • Proyectista.
    • Podrá identificar los peligros o no.
    • Establecerá las medidas o no de prevención, así como los requisitos técnicos que deben cumplir y su valoración económica correspondiente
  • Redactor del ESS.
    • Analizará el proyecto y en función de los trabajos previsibles establecerá las previsiones necesarias, comprobará las que figuran en proyecto y las que no estén se lo comunicará al Proyectista por si estima su subsanación, si el proyectista ya no puede tenerlas en cuenta, quedarán como propuesta para la fase de ejecución

Lo anterior son los pasos que deberían realizarse para evitar los innumerables problemas que se derivan en los trabajos posteriores, problemas que en ocasiones producen los citados accidentes de trabajo, con un resultado no deseado por nadie.

Una vez realizada la introducción a los trabajos posteriores, y contemplada la problemática existente, como se ha dicho se van a mostrar ejemplos de soluciones y buenas prácticas en las que se ha solucionado el riego de caída de altura para el acceso y los trabajos de mantenimiento, conservación y reparación de construcciones.

En el siguiente post mostraremos buenas prácticas y soluciones adoptadas en fase de proyecto, es decir, decisiones constructivas que han sido proyectadas inicialmente o durante la ejecución de la obra, previa modificación del proyecto.

Anuncios
comentarios
  1. cjvinti dice:

    Reblogueó esto en ARTUCULACIONES COMPANY SOLUTIONS AND SERVICES bureaucraticy comentado:
    Los trabajos de mantenimiento.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s