Fragmentos del libro acerca del promotor

Se incluyen tres párrafos del libro en el capítulo del promotor. Espero vuestros comentarios.

“El promotor es el primer eslabón de la cadena en todo el proceso de construcción y por ende, en el de la prevención de riesgos laborales, ya que, le atañe un deber “in eligendo” respecto del resto de los agentes intervinientes. Es por ello, por lo que la selección de estos y las modalidades contractuales habrá de ser la adecuada y tendrá repercusión en el resto del proceso.

Pero es que además, la jurisprudencia comienza a considerar al promotor como vértice de la responsabilidad y garante último del cumplimiento y adopción de las medidas de seguridad precisas en materia de seguridad y salud, interpretando que debe responder tanto por culpa “in eligendo”, como “in vigilando”, como “in omitendo” (falta de designación de coordinadores de seguridad y salud). Así lo indica la sentencia de la Sala de lo Social de Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, de 24 de julio de 2008.

Quizás el principal motivo de que el promotor no se implique con la seguridad y salud es que impulsar la prevención en sus obras no es un valor añadido, ni repercute en un beneficio tangible, a diferencia de otros agentes, como las empresas constructoras, las cuales sí tienen ciertas ventajas si realizan una adecuada gestión preventiva (sistema bonus, reducción de bajas por accidentes de trabajo, etc.). Por eso, habría que estudiar de qué forma se puede incentivar al promotor para que se involucre en estos temas, para que se decida a “elegir bien” en materia preventiva. Podrían aplicarse ventajas fiscales o facilitar la clasificación como promotor si se implanta lo comentado anteriormente”.

Anuncios

6 Comments

  1. Sobre los promotores en general no has profundizado demasiado. Creo que tienes material mas que suficiente para poder hablar con mayor sentido crítico. Pero no es menos cierto que, en ocasiones, quieres ser “politicamente correcto”.

    Me gusta

  2. Hola Cuprisco.
    Imagino que te referirás al libro, no la los párrafos que aquí se adjuntan. Creo que sobre los promotores he sido bastante crítico. He hablado del mal ejemplo que da la Administración como promotora de gran parte de las obras, de que el promotor se puede asemejar al empresario de la obra, que para ser promotor debería exigirse una clasificación, etc. Lo que he intentado, más que ser políticamente correcto, es ser educado. La perspectiva que he intentado dar es la de una crítica constructiva.

    Me gusta

  3. Estoy leyendo de forma intermitente y selectiva, tu libro, ya que úlitmamente tengo falta de tiempo. En segundo lugar darte las gracias porque hacía falta una visión tan global del escenario que es una obra. Y digo escenario porque cuando voy a las reuniones de obra, en la mayoría de las veces, parece eso. De todas formas he echado en falta a la Dirección de Obra, al resto. Los prevencionistas y CSS tenemos la tendencia de la autoflagelación, pero es para descojonarse con el resto, y te podría poner varios ejemplos. Pero es seguro que ya estás visualizando alguno.
    Cuando metabolice el libro te sigo diciendo.

    Me gusta

  4. Hola.
    Respecto a la Dirección de Obra, es cierto que no hay un capítulo para ellos. Son nombrados en muchas ocasiones en el libro, e incluso son protagonistas de algunos comentarios míos. Quizás para una próxima edición le hagamos un capítulo especial.
    Graciias. Espero más comentarios tuyos.

    Me gusta

  5. Yo creo que para empezar está bien. Efectivamente se puede profundizar más, y se puede crear un debate del que saldrán muchas más debilidades del sector e incluso fortalezas, e incluso en ese debate pueden aparecer opiniones encontradas. La cuestión es que el texto nos está exponiendo realidades que nos encontramos, pero además tiene propuestas, que a veces es lo que falta, y es un estupendo punto de partida para intentar cambiar las cosas y todos nos concienciemos de que somos partes activas de la prevención.
    Creo que el tono utilizado en el texto efectivamente a sido educado y que nos invita a la reflexión.

    Me gusta

  6. Bueno, yo que trabajo con promotores que son las Administración pública en grandes obras, os puedo decir que existe entre los directores de obra de forma generalizada, que el CSS es la persona que para los golpes en caso de accidente, ya que piensan que para eso está. Solo los directores de obra que han sufrido un accidente grave o mortal en sus obras cambian de actitud.
    Pero para cambiar el chip, efectivamente habría que ir a la raíz del problema:
    Si un proyectista, oficina de proyectos, ingeniería, etc, tiene de media como mucho 6-8 mese para la elaboración de un proyecto de pongamos 150 millones de Euros. ¿ Como pensamos que se puede realizar correctamente, de ahí nacen las indefiniciones o falta de definición de muchos proyectos, que no es culpa en su mayor parte del proyectista, sino de la administración.
    Si una vez aprobado el proyecto se casa a licitación para su ejecución, ¿por qué se permite que en la mayoría de los casos se cambien los procedimientos de ejecución o incluso parte sustancial del mismo por parte del contratista de la obra?,eso redunda en la prevención que he de volver a replantearse.
    Estos dos ejemplos creo que reflejan una realidad, que tiene que cambiar..

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s